¡Sufrimientos y glorias de Cristo! – Parte 1

0
330

¡SUFRIMIENTOS Y GLORIAS DE CRISTO! (I) 

1 PEDRO 1: 10, 11

INTRODUCCIÓN: usaremos este texto bíblico solo para introducirnos al tema acerca de los sufrimientos (dolores) de cristo, así como lo describe la Biblia en este texto: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos”. A continuación estudiaremos en primer lugar los sufrimientos físicos. Veamos:

1. Le MESARON la barba (Isaías 50: 6)

Mesar (hb. Marát): a la fuerza le arrancaban los vellos de la cara (NVI), le arrancaban la barba (NVI) y luego lo escupían (2 Samuel 10: 4, 5; Esdras 9: 3; Nehemías 13: 25; Jeremías 41: 5). De esta manera fue humillado, afrentado (la mayor), insultado, despreciado e irrespetado por los soldados que lo arrestaron. De hecho Jesús no opuso resistencia: “Dejé que me arrancaran la barba” (PDT)

2. Le GOLPEARON (Mateo 27: 30; Marcos 15: 19; Lucas 22: 63-65; Juan 18: 22, 23)

Jesucristo sufrió mucho por parte de sus captores; aparte de que estaba débil por no haber dormido toda la noche debido a los múltiples juicios que le hicieron. Jesús fue golpeado en la cabeza (Mateo 27: 30), abofeteado,puñetazos (Mateo 26: 67;Marcos 14: 62-65; Juan 18: 22, 23; 19: 3)

Además burla, insultos, escupitajos, escarnecido y desnudado (Mateo 26: 67; Marcos 15: 16-20; Lucas 22: 64, 65). ¡Ya Jesús sabía que por todo esto tenía que pasar y experimentar camino a la Cruz; estaba preparado (Mateo 20: 18, 19; Marcos 10: 34; Lucas 18: 31-33)

Desde en Antiguo Testamento estaba profetizado (anunciado): “Di mi cuerpo a los heridores” (Isaías 50: 6), “Maltratado y afligido (humillado), ni siquiera abrió Su boca; como cordero, fue llevado al matadero; como oveja, enmudeció ante su trasquilador; y ni siquiera abrió Su boca (Isaías 53: 7) y el profeta Miqueas: “Con vara herirán en la mejilla al juez de Israel” (Miqueas 5: 1b)

3. Le pusieron un MANTO encima de Sus heridas (Mateo 27: 26-31)

Manto (gr. Jlamús): túnica militar yel propósito era provocar más sufrimiento y después al quitárselo volvía a sufrir porque las heridas se volvían a abrir

4. Le AZOTARON (Marcos 15: 15) 

Cristo después de ser juzgado en el concilio y ante Herodes, viendo que no había una causa real para matarlo decidieron llevarlo nuevamente ante Pilato, este al no encontrar culpa en Él mando a azotarlo (Isaías 53: 5; Mateo 27: 26; Juan 19: 1) para después dejarlo según él en libertad. ¡Recuerde que ya Jesús lo sabía! (Mateo 20: 18, 19; Marcos 10: 34; Lucas 18: 31-33).

Las torturas romanas realizadas eran terribles: primero desnudaban a la persona en frente de todos y luego unos hombres de una gran fuerza con unos látigos con ganchos de púa, plomo o hueso en las puntas azotaban (gr. fragelóo) a los criminales (Jesús no lo fue), arrancado pedazos de piel y musculo de todas partes del cuerpo, dejando el tejido nervioso al descubierto y muchas veces la victima moría antes de la crucifixión (con Jesús no sucedió), cuando se pasaban más de la cuenta (Deuteronomio 25: 3)

5. Le colocaron la CORONA de espinas (Marcos 15: 17)

La corona (gr. stéfanos) de espinas (Mateo 27: 29; Juan 19: 1, 2) era un instrumento de dolor muy grande. Se tejían un montón de espinas de los alrededores de Jerusalén (espinas de gran tamaño) en forma de corona (guirnalda) y se colocaba en la cabeza. En el caso de Jesús fue puesta cruelmente sobre Su cabeza y haciendo que la sangre corriera en Sus ojos, rostro. Luego lo golpeaban con unos palos para que esta se quedara incrustada en el cráneo de la víctima (Marcos 15: 17, 19). Tanto la corona como el manto (capa militar que representaba la realeza) eran parte del burlesco atavió que le pusieron a Jesús

6. Le CRUCIFICARON (Juan 19: 17, 18) 

La muerte de Cristo fue provocada por crucifixión: consistía que después de un castigo severo a los condenados les tocaba cargar la cruz de madera en sus espaldas con Sus heridas abiertas (enterrándose astillas en el cuerpo) en una larga trayectoria hasta el lugar donde sería crucificado (Mateo 27: 35; Marcos 15; 24; Lucas 23: 33;Juan 19: 17, 18).

El dolor era muy grande: primeramente lo recostaban con sus heridas abiertas en un suelo pedregoso y después en la madera con un enorme martillo les enterraban unos clavos de un gran tamaño en la muñeca de la mano, logrando paralizárselas. Después juntaban Sus piernas y le insertaban un gran clavo en medio de Sus tobillo

El tiempo necesario para alcanzar la muerte va de horas hasta días, dependiendo exactamente del método usado, el estado de salud de la persona crucificada y circunstancias ambientales. Jesús falleció en seis (6) horas. Los crucificados tenían dificultad para respirar, experimentaban un dolor e incomodidad que crecía rápidamente. Nuestra mente no puede comprender esto. “Lutero dijo que no podía explicarse con palabras humanas, porque no podemos comprender por completo”.

CONCLUSIÓN: razón a Cristo se le llamó el varón de dolores y experimentado en sufrimiento (Isaías 53: 3, 4). Las palabras hebreas expresan el “dolor” tanto físico como mental. Jesús tuvo la oportunidad de mitigar Su dolor en la cruz, cuando le dieron vinagre o vino mezclado con hiel: extracto de un árbol, usado como droga o calmante, para aliviar el dolor.

Cuando probó la mezcla no lo bebió, porque quizo estar totalmente despierto para sufrir lo que tenía que sufrir y para cumplir la voluntad de Su Padre en forma total (Salmos 69: 21; Proverbio 31: 6; Mateo 27: 34; Marcos 15: 23; Juan 19: 29, 30).

De hecho la palabra “copa” aquí simbolizaba la voluntad de Dios Padre (lo que Él dio a Jesús para hacer). Más adelante y en un tema especial enfatizaremos detalladamente, acerca de los sufrimientos en la Cristo. ¡AMÉN QUE SÍ!

Autor: PrediCantor Garys Leandro

Facebook Comentarios
Compartir
Artículo anterior¿Qué es la Semana Santa?
Artículo siguienteSemana Santa
Por la mañana hazme saber de tu gran amor, porque en ti he puesto mi confianza. Señálame el camino que debo seguir, porque a ti elevo mi alma. Salmos 143:8

Dejar respuesta